modul+ [multi-channel 2D spectral version]

Una experiencia de oposición/convivencia entre forma y sustancia

 

Por Julieta Sepich

 

Ingresar en la obra de Jorge Haro es de cierto modo acceder a un postulado.

La lógica del artista en sus piezas sonoras, visuales y audiovisuales, sitúa a la escucha como el nodo desde el que construye sentido. Sus mecanismos se concentran en la falta de correspondencia.

El silencio como insumo matricial de su proceso y composición es, por tanto, su código poético.

 

Es así como en esta espacialización, Haro retorna a lo sonoro como a su first love. Con purismo desnaturaliza el espacio expositivo transformándolo en lugar.

 

Habitar modul+ es, de alguna manera, una contradicción.

Abismo sonoro que acomete al tiempo que convive con la puesta en escena de la instalación, donde erguidos se imponen los ejecutantes de ese universo: objeto/simulacro/cuerpo.

Esa oposición aparente entre el orden visual -en la topografía- y el caos -en lo sonoro- es lo que estalla frente al escucha.

Podemos entonces abandonar ese estado -el la contradicción- para convertir la experiencia en una subjetiva poética.

 

En esta obra acusmática el escucha(nte) va enebrando sonidos en una percepción singular y compleja que implica al cuerpo como amalgama y al tiempo como partner.

 

Se trata entonces de una experiencia ceremonial.

Traza de la deriva sonora en la que el escucha actúa como medium, como resonador, como eco.

 

Esta evolución temporal aleatoria propia de un sistema resulta en la mise en scéne. Ella propone lo ínfimo, lo mínimo, lo imperceptible como un estadío del extrañamiento: el de impartir la sensación de las cosas como son percibidas y no como son conocidas.